Las empresas japonesas suben los precios

Según informes de los medios de comunicación, alrededor de dos tercios de las empresas japonesas están o planean traspasar los crecientes costos de las materias primas a los consumidores. Los crecientes precios mundiales de las materias primas elevaron los costos de importación y redujeron las ganancias corporativas durante la nueva epidemia de la corona.

Según una encuesta realizada por los medios, pocas empresas japonesas se plantean bajar los precios de sus principales productos y servicios en la segunda mitad de este año, y la mayoría de las empresas seguirán subiendo los precios o se mantendrán igual.

La encuesta muestra que las empresas están cambiando el patrón de precios durante el período deflacionario de los últimos 20 años. Durante el período de deflación, las empresas bajaron los precios de los productos y servicios porque temían que los aumentos de precios alejaran a los clientes conscientes de los costos.

Este cambio puede ser algo bueno para los responsables de la formulación de políticas del Banco de Japón, que están luchando para hacer frente a una inflación persistentemente baja, en parte debido al comportamiento negativo de los precios de las empresas y las expectativas de inflación adaptativas de la gente.

«Nos estamos preparando para negociar con los clientes para aumentar los precios», escribió en la investigación un gerente de una empresa de fabricación de papel que pidió no ser identificado. «Al mismo tiempo, reduciremos costos a través de múltiples fuentes de adquisiciones».

Los medios encuestaron a 503 empresas no financieras grandes y medianas en Japón del 30 de junio al 9 de julio y recibieron 240 respuestas. Los resultados de la encuesta muestran que el 15% de las empresas dijeron que han pasado el costo de las materias primas a los clientes, el 46% de las empresas consideraría hacer lo mismo y el 39% de las empresas dijeron que no lo harían.

Los encuestados que representan poco más de la mitad de la encuesta mantendrán los precios de sus principales productos y servicios dentro de un rango estable en el segundo semestre de este año, el 45% planea aumentar los precios y solo el 3% planea bajar los precios.

En contraste, los resultados de la encuesta de hace un año mostraron que las tres cuartas partes de las empresas mantendrían sus precios sin cambios, el 17% bajaría sus precios y solo el 8% planeaba aumentar sus precios.

Dos tercios de las empresas creen que el aumento de los costos mundiales de las materias primas ejercerá una presión a la baja sobre las ganancias este año fiscal.

Los datos publicados por el Banco de Japón el lunes mostraron que los precios al por mayor de Japón en junio subieron un 5,0% interanual y en mayo subieron un 5,1% interanual, la tasa de crecimiento más rápida desde septiembre de 2008.

Sin embargo, es poco probable que el aumento de la inflación mayorista haga que el Banco de Japón retire su estímulo monetario a gran escala en un corto período de tiempo, porque el programa de impresión de dinero a lo largo de los años no ha logrado estimular la tasa de inflación para alcanzar la meta del 2%.

La encuesta muestra que casi las tres cuartas partes de las empresas no financieras creen que la política de tipos de interés ultrabajos del Banco de Japón ha tenido un impacto positivo en sus negocios. Cuando se les preguntó cuánto tiempo debería mantenerse la actual política de flexibilización del Banco de Japón, solo el 6% de los encuestados pidió un fin inmediato, mientras que el resto sostuvo opiniones diferentes. El 39% pidió 1-2 años y el 26% espera que continúe. En 4 años, el 29% espera seguir alcanzando la meta de inflación del 2%.

«Las perspectivas de lograr la meta de inflación son escasas y los efectos secundarios de ir en contra de los principios del mercado pueden hacer que perdamos más que nuestras ganancias». Un gerente de un fabricante de motores escribió en la encuesta.